Mosaicos para decoración

Los mosaicos graníticos aquellos que son fabricados con polvos, granos y escallas de mármoles y otras piedras. Del proceso se obtiene una gran variedad de productos de distinta resistencia, formato y color. Se trata de diseños muy simples (el material de la superficie no admite jugar con distintos motivos en la misma pieza), que permiten formar dameros y guardas llamativas. Una vez pulidos, los mosaicos obtienen un brillo especial que realza el material.

Los mosaicos calcáreos están compuestos de una base resistente y otra capa de vista, compuesta a su vez por cemento común o blanco y polvos de mármoles, arenas y colorantes. En estos sí el diseño puede generarse en cada pieza y las posibilidades son infinitas. Al ser un producto artesanal, las líneas y los colores de sus distintas partidas pueden no ser exactas, destacando que este revestimiento es mate sin pulir.

La colocación de este tipo de revestimiento debe ser la última tarea de la obra, recordando que hay que tener cuidado con las posibles manchas de cemento, en especial en los colores claros.

Por ultimo para obtener un pulido intenso, es necesario que sea colocado por una persona idónea para evitar dientes e imperfecciones que lo desluzcan.
La mejor de colocación es pintar el reverso de cada pieza con una mezcla de cemento y agua para mejorar su adhesión. Luego hay que aplicarle pastina con precaución para que no manche el mosaico y pasarle un paño unido para quitar todo exceso. Ésta se aplica sobre la junta, con espátula. Los pulidos deben hacerse color por color.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*