Cómo mejorar la CALIDAD DE AIRE en tu vivienda

Cómo mejorar la calidad de aire en tu vivienda

Sabemos que algunos de los filtros que tienen los equipos de aire acondicionado pueden ayudar a eliminar a los ácaros, polvo y algunos microorganismos como bacterias y virus, además de disminuir los alérgenos del aire. Estos filtros son muy buenos para mejorar la calidad de vida de las personas, especialmente las que sufren asma o alergias.

En el artículo de hoy hablaremos de los diferentes filtros que podemos encontrar y sus ventajas.

Diferentes tipos de filtros

Filtro tipo estándar: en este caso son filtros que se deben limpiar y cambiar de manera periódica. Los que son foto catalíticos (los que emplean los rayos UV para descomponer las partículas) se limpian gracias a la luz solar.

Filtros de carbón activo: son los que nos ayudan a absorber los malos olores y el humo de los distintos ambientes. La desventaja es que tienen una vida útil bastante limitada.

Ionizador. Gracias a los iones negativos que emiten atraer al polen, polvo y bacterias.

Filtros electroestáticos. Son muy buenos para la eliminación de los alérgenos y del polvo que está en suspención. Se lavan fácilmente y no es necesario reemplazarlos

Filtros de neoplasma o plasma. Estos son los filtros más avanzados, tienen la función de desodorizar el aire y purificarlo, se indican para las personas que sufren de asma o alergia.

Deshumidificadores, purificadores y humidificadores: tienen la función de tratar el aire de la vivienda.

Gracias al uso de estos filtros se puede mejorar la calidad de aire que se respira en una vivienda. Es algo muy útil, especial en zonas donde existen condiciones de sequedad y de humedad extrema o en los ambientes en los que hay elevado índice de polución.

El uso de los humidificadores se encarga de elevar el nivel de humedad, que se considera que es perjudicial cuando está pode debajo del 40 por ciento. Así se puede evitar la aparición de diferentes enfermedades, como los resfriados y las infecciones respiratorias, además de evitar la sequedad de la piel y de los ojos. Ideales para las zonas secas o en el invierno, cuando la calefacción tradicional termina resecando el ambiente.

Por el contrario, los deshumidificadores se encargan de reducir la humedad de los ambientes cuando es excesiva, si esta humedad es superior al 60 por ciento también llega a ser perjudicial. Así se evitan problemas de la salud como las dolencias óseas. Combaten los malos olores y ayudan a una mejor conservación de libros y otros elementos decorativos Ideales para zonas de alta humedad ambiental.

Foto | Pixabay

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*