Cómo iluminar interiores

En todas las habitaciones son necesarias: una iluminación. Una iluminación ambiental o una iluminación para trabajar de cerca o una iluminación para destacar características especiales. La iluminación descendente no es algo que a todo el mundo le guste, pero puede ser ítil en lámparas de pie para ambientar o para dar mayor iluminación. Lo más común es encontrar este sistema en lámparas de pie.

Los focos pueden ser interesantes cuando se utilizan en las esquinas de las habitaciones, donde normalmente no suele haber iluminación. La iluminación es, probablemente, el aspecto más importante de un comedor. Debe ser sutil, pero brillante. Si queda demasiado oscuro, no podremos ver lo que estamos comiendo, pero si queda demasiado iluminado se perderá la atmósfera. Si se quiere lograr diferentes niveles de luz se pueden poner lámparas de mesa y luces de pared, la iluminación indirecta es una forma interesante de crear atmósfera en una habitación.

Una sala de estar suele tener diferentes zonas de asientos y cada una de ellas una deberá tener su propia iluminación. Un sofá podría requerir una luz de brazo práctica y elegante que proporcione una buena iluminación para leer, también se podría colocar en la zona del sofá una lámpara de iluminación descendente para crear un ambiente más íntimo a la hora de ver una película por ejemplo. Las escaleras se construyen alrededor de ángulos poco habituales, por lo que poner iluminar desde el techo puede crear zonas con insuficiente luz y sombras en algunas zonas. Instalando luces direccionales a ras del suelo se evita esto y se crea una iluminación más sutil y con una distribución uniforme.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*