¿Cómo decorar tu oficina en casa?

El número de personas que, por necesidad o elección, necesitan implementar su oficina en casa es cada vez mayor. Por eso, es importante tener presentes algunos principios básicos de diseño para tener un resultado bastante funcional y estético.

Sin duda alguna, trabajar desde casa requiere mucha disciplina, así como algunos pequeños trucos que pueden ayudar a la concentración en los primeros días. Y aquí es muy importante la composición visual y la distribución de los elementos.

Decorar la oficina en casa

El espacio perfecto

Para trabajar desde casa, la mejor solución sería tener una habitación/estudio que se pueda dedicar completamente a las horas laborales. Esto garantizaría tranquilidad y concentración. Desafortunadamente esto no siempre es posible.

Las casas pequeñas y los espacios estrechos no lo permiten, por eso importante saber escoger el rincón perfecto en una habitación que esté bien iluminada, y que posiblemente sea la más tranquila y aislada, tanto del ruido externo como de las distracciones internas.

Hay que planificar y revisar los elementos antes de comprar productos, decorar de forma completamente espontánea no resulta muy bien en la mayoría de los casos.

Iluminación optima

Un área cerca de una ventana podría ser el lugar perfecto. La luz natural es siempre una fuente de bienestar físico, y por lo tanto es preferible en las mañanas y tardes. Además, hay que evitar rincones demasiado oscuros para el bienestar de la visión.

Para los espacios más cerrados, y las horas laborales nocturnas (o incluso cuando el día está muy nublado) existen varias opciones en el mercado, como lámparas de techo estilo industrial que tienen un acabado bastante moderno y ofrecen una iluminación precisa.

Además de facilitar la visibilidad, también han de ser susceptibles a ser vistas, por lo que también has de valorar que una lámpara sea capaz de atraer las miradas de visitas cuando entren en la oficina.

Otro aspecto importante es cuidar que la luz producida no sea demasiado invasiva, ya que demasiada iluminación (ya sea natural o artificial) puede ser contraproducente. Lo más preciso es comprobaciones de la luz según el tipo de trabajo que vaya a realizarse.

La colocación del escritorio es primordial  

El tamaño del escritorio es importante, así como su diseño y ergonomía. Más que ser estéticamente vistosa,  debe tener estabilidad y ofrecer un espacio adecuado.

Es muy común el escritorio de 2 niveles, es decir, con un segundo nivel con cajones de almacenamiento, o escritorios con un cajón lateral. Además, hay que combinar el estilo del escritorio con el resto del mobiliario: industrial, vintage, minimalista.

Por otra parte, para un trabajo de buena calidad, la silla es tan importante como el escritorio. Es imperativo la comodidad al apoyar la espalda y que se puedan realizar movimientos ágiles, los que sean necesarios para el espacio de trabajo. Una buena opción son las sillas giratorias con ruedas.

Color

Todo espacio de productividad necesita una composición de color acorde a la distribución y al estilo de los elementos en el espacio. Por eso, es bueno despegarse de la idea anticuada de las paredes totalmente blancas sin ninguna decoración.

Una oficina en casa puede ser un lienzo perfecto. Solo es cuestión de planificar bien y revisar que todos los elementos combinen con armonía. Una tendencia muy aconsejable son los colores pasteles, ya que esta sutileza en los tonos permite combinar varios colores.

Si se trata de colores mucho más fuertes, es recomendable no usar más de 3 colores, dejando 2 colores neutros como base y uno más llamativo como punto de contraste. Una buena opción es combinar el gris oscuro, el blanco y un color llamativo como: naranja, verde manzana, celeste o rojo.

Plantas

Las plantas verdes y flores son buenas para aliviar el estrés. De hecho, investigaciones científicas recientes afirman que ayudan a aumentar la productividad. Una buena opción son las rejillas metálicas para colgar plantas aromáticas.

Las alternativas son muchas, ya que, si el espacio lo permite, se pueden usar maceteros grandes, o destinar una pared completa para esto. Si no, también hay pequeños maceteros y colgantes muy bonitos, que dan un toque bastante inspirador.

Accesorios y elementos adicionales

Esta es la parte más creativa, ya que se pueden buscar accesorios para colgar, como estantes, fotos, impresiones, cuadros; también se pueden agregar alfombras, muebles y más elementos de iluminación.

Afortunadamente, existen gran cantidad de lámparas para ambiente propicio que pueden combinarse con gran cantidad de estilos y tendencias. Los elementos más adecuados pueden ser:

Cortinas

Son ideales para filtrar la luz y la textura de las telas ayuda bastante a complementar el diseño. Por ejemplo, un estilo vintage, con colores pasteles, queda muy bien con cortinas finas y de color salón.

Cuadros y portarretratos

Ya sean fotografías, frescos o impresos con motivos, los cuadros y portarretratos se pueden conseguir en cientos de estilos y tamaños. Además, son geniales para combinar con lámparas y alfombras.

Muebles y manteles

Otro punto interesante es complementar el espacio con algunos muebles pequeños, de forma que cree un ambiente acogedor y armónico. Incluso los manteles pueden ser bastante llamativos.

Alfombras

Una buena alfombra complementa muy bien cualquier espacio, siempre y cuando tenga el estilo de los elementos utilizados. Lo mejor son los colores neutros, y los motivos sobrios. De esta manera, el entorno se verá completo y estructurado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here