Homeoffice: Como establecer un ambiente de trabajo en casa

Si algo nos mostro la pandemia el covid 19 es que lo nuevo es el trabajo desde nuestros hogares. Cada vez mas gente esta realizando sus labores desde sus hogares con los beneficios, y problemas que esto genera. Una de las cosas fundamentales para que tu productividad este al máximo es tener un buen espacio de trabajo, con comodidades y una correcta funcionalidad. En este artículo te contamos algunos detalles de diseño para que tu espacio te brinde los mayores placeres a la hora de hacer tu trabajo. El homeoffice es un concepto de trabajo diferente, al que muchos de nosotros tuvimos que adaptarnos de manera inmediata. Para ajustarnos propiamente a éste, es necesario contar con la mayor disciplina y visión para cumplir con nuestras tareas a tiempo.

Una manera de lograrlo es creando un ambiente óptimo, que se encuentre completamente equipado para un trabajo eficiente y que te motive a dar lo mejor de ti. Sigue nuestros sencillos consejos para garantizar el éxito de tu vida laboral en la modalidad de homeoffice.

Siempre debes tener en cuenta que te conviene tener un espacio con almacenaje y estanterías además del escritorio. Fíjate en el detalle de incluir una balda bajo la mesa de escritorio para almacenar documentos o para guardar el teclado y el ratón cuando no se esté utilizando.

También conviene distribuir en un espacio ancho. Puedes incluir soportes de pared (sin apoyo en el suelo), ya que todos los módulos estarán colocados en la parte superior. Puedes probar con una triple columna con cajonera y armario de puertas correderas, además de estanterías y el propio escritorio. También está la opción de incluir un módulo revistero en lugar de tantas estanterías.

Ubica una zona preferentemente cerca de una ventana, para disfrutar de la luz del sol y así también reducir tus gastos en energía eléctrica, al ser una fuente de luz natural. Distribuye tu espacio de forma que esta luz no te de directamente a la cara o a tu pantalla, sino que te permita trabajar placenteramente.

Considera todo el material o herramientas que necesitas para llevar a cabo tus tareas sin ningún inconveniente. Éstos pueden ser libros, libretas de notas, tablets o cualquier equipo que requieras para desempeñar tu labor. Ordénalos sobre tu escritorio de manera que puedas localizarlos fácilmente cuando los necesites.

Quizás puedes destinar una habitación para colocar un puesto con ordenador e impresora, así como estanterías para colocar archivos, libros y demás elementos. Si tienes niños pequeños (sobre todo los más peques que prefieren estar siempre a tu lado), aunque éstos son fuente de frecuentes distracciones, puedes colocar allí mismo una mesita con dos sillitas para que se acostumbren a trabajar en un espacio destinado a ello. Así pueden hacer sus deberes, dibujar o hacer sus manualidades, mientras tú intentas trabajar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here