El Estilo Rústico: Características y Definición

Existen distintos tipos de estilo que pueden dotar a tu hogar de tu propia personalidad. El estilo rústico aporta a tu casa ese aire de vuelta al pasado, de detalles que permanecen a través del paso del tiempo, donde lo antiguo se convierte en un valor que no tiene nada que ver con la caducidad sino con la elegancia atemporal. Aporta a las casas ese toque acogedor y cálido que brilla especialmente durante las frías tardes de invierno cuando estar en el salón leyendo un buen libro es uno de los planes preferidos.

El Estilo Rústico: Características y Definición

 

Vuelta al pasado más rural

El estilo rústico bien parece imitar la esencia de las casas de campo, se alimenta de la nostalgia de la añoranza del pasado en casa que inspiran el verdadero valor de un hogar que se llena de vida gracias a los recuerdos de las distintas generaciones. La madera es el material por excelencia de los muebles de estilo rústico que, por su esencia, puedes comprar en tiendas de segunda mano. Además, también puedes aportar este toque a tu casa añadiendo suelos o techos de madera. Se trata de una madera que visualmente tiene historia, es como si tuviera huellas del paso del tiempo en su propia piel.

El color tierra es uno de los más frecuentes en el estilo rústico de decoración. Además, una imagen visual que representa a la perfección este tipo de hogar es la de un salón que tiene una chimenea de leña. Por sus características, este estilo de decoración es especialmente recomendable pasa ambientar casas grandes, no tanto pisos pequeños. Casas situadas en entornos rurales que respiran la tranquilidad de la vida del pueblo y que, por tanto, son el mejor refugio para un fin de semana de relax compartido en familia. Casas con una zona de patio o de jardín. Las flores naturales también son un elemento representativo de este tipo de decoración.

Casas de pueblo para el fin de semana

Los muebles de estilo rústico parecen reflejar cierto desgaste en algunas de las zonas de su estructura, sin embargo, lejos de estar deteriorados, este tipo de detalles es el que aporta un encanto a esta decoración que cada vez tiene más calado entre la gente joven. Los detalles elaborados artesanalmente también son muy cuidados.

El estilo rústico tiene mucha personalidad y aporta sensaciones agradables a las familias. Ya que, si has heredado algún mueble de tus antepasados, este ancajará perfectamente en la estética del ambiente.

Otro detalle típico de un salón con estilo de decoración rústica es la manta de cuadros debidamente colocada en el sofá durante los días de invierno. Al igual que los cuadros que evocan imágenes de campo y paisajes naturales. Por otra parte, al tratarse de una casa típica para disfrutar en familia, es habitual tener una mesa muy grande en la zona de cocina o de comedor para celebrar reuniones familiares y largas sobremesas de domingo.

El estilo rústico de decoración es aquel en el que mejor puede asesorarte un buen carpintero experto en tratar la madera.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*