Baños de microcemento, la nueva tendencia en interiorismo

Tan minimalista como moderno, el microcemento es tan versátil que también es perfecto para los estilos más rústicos. Este material contiene una mezcla de cemento con resinas, fibras, otros áridos y polímeros. Pero lo mejor de este revestimiento es que se puede pigmentar para imprimir el color que se quiera. Además, ofrece una gran variedad de acabados: mate, brillante, con textura o totalmente pulido.

Por eso ha conquistado a tantas personas y se ha convertido en tendencia en interiorismo. En la web de MyRevest se pueden ver algunos ejemplos de las infinitas posibilidades que el microcemento ofrece para diseñar los baños. Ya sea aplicándolo solo en la ducha o la bañera o en el lavabo, este revestimiento impermeable es perfecto para esta parte de la vivienda. De fácil limpieza y mantenimiento, no hay nada más práctico.

Pero no solo se puede emplear por partes, el microcemento también es perfecto para las propias piezas que componen la esencia del baño, como, por ejemplo, las estanterías, así se puede generar una imagen de continuidad en la totalidad del cuarto de baño. El resto de la decoración le dará el toque deseado, ya sea más minimalista, más rústico o más personal. El caso es que, se trata de un material con amplios usos.

Baños de microcemento

Acabados espectaculares en baños de todos los estilos

La aplicación de microcemento en los baños significa contar con un material decorativo que aporta una gran resistencia mecánica y que, además, ofrece diferentes acabados con los que personalizar esa parte de la casa. Ninguna superficie se le resiste y la variedad de diseños y colores es espectacular, pero el resultado final dependerá de cómo se aplique este revestimiento.

La aplicación del sellado no solo determina el acabado (brillo, mate, con textura, etc.), también permite que el revestimiento tenga mayores propiedades antideslizantes. Además, se puede escoger entre diferentes tonalidades y colores, incluidos los acabados más atrevidos como los metalizados o con efecto óxido. Lisos o con texturas marcadas, el estilo lo define el usuario, pues el material se adapta por completo.

En cuanto a los colores, aunque los más utilizados y conocidos son el blanco y el gris; hay toda una gama de pigmentos con los que conseguir une estilo único. No obstante, los expertos en interiorismo aconsejan tener en cuenta el tipo de luz y el tamaño de la estancia, antes de decidirse por un color u otro. En el caso de los baños, el gris da un toque más industrial, mientras que el negro se puede usar para resaltar una parte de la estancia.

En el caso del color de los suelos, lo más recomendable es el gris, pues, también aporta un estilo sofisticado. Si se escoge el blanco para las paredes, por ejemplo, este color aporta orden, limpieza y sencillez, algo muy adecuado para el cuarto de baño. El beige es elegante, si lo que se quiere es crear un entorno más cálido y acogedor. En el caso del color arena, es más aconsejable para suelos de salón, pero no para el aseo.

A modo resumen, se puede crear un estilo propio combinando los colores, las texturas y los acabados. Si a esto se le suma una sabia combinación de mobiliario y determinados objetos decorativos, sin duda se conseguirá un efecto realmente personal. De lo que se trata es de aprovechar al máximo todas las posibilidades que el microcemento ofrece al ahora de revestir y decorar los baños.

Ventajas del microcemento

Al tratarse de un revestimiento de fino espesor, permite su aplicación en cualquier superficie sin necesidad de hacer obras o quitar la superficie ya existente. Presenta una alta resistencia a la humedad y a las altas temperaturas y es antideslizante. Ofrece una amplia gama de colores y acabados y tiene muy fácil mantenimiento y limpieza, pues carece de juntas, reduciendo así la posibilidad de filtraciones.

Solo hay que tener en cuenta que, tras su aplicación, no se deben arrastrar muebles, ni depositar objetos pesados en la superficie durante el primer mes de su colocación. No obstante, una vez pasado este tiempo, su resistencia es a prueba de desgaste. Por otra parte, la limpieza ha de hacerse con un trapo humedecido y jabón ph neutro, evitando el cloro, el amoniaco, la lejía o los productos detergentes corrosivos.

Si se quiere aportar brillo a las superficies, un buen método es aplicar cera diluida en agua una vez por semana. Y otro consejo a tener en cuenta es el de evitar los encharcamientos para no erosionar el sellado y causar filtraciones. Siguiendo estos sencillos consejos, se podrá disfrutar de todas las ventajas que el microcemento puede aportar en el cuarto de baño por mucho más tiempo.

Por último, y en cuanto a su aplicación, al ser totalmente artesanal, el tiempo mínimo de aplicación suele ser de unos tres días, independientemente de la superficie a cubrir. Se han de respetar los tiempos de secado de cada capa, si se quiere un acabado óptimo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here