El minimalismo como tendencia en decoración

En este último tiempo se han hecho virales muchos estilos de decoración y moda, entre ellos el minimalismo. Una tendencia y corriente artística que busca una máxima dentro el aspecto del interiorismo, que no es otra que la de decorar con el menor número de elementos posible y básicos con el objetivo de ganar en funcionalidad, sobriedad y en espacio. Se utilizan comúnmente colores elegantes y sobrios como el negro, el blanco, el beige y el gris. Este estilo ha sido tendencia y una de las formas favoritas de decorar espacios en el hogar. Por su esencia, no hace falta muchos objetos y dineros para llegar a un objetivo bonito, por eso vamos a ayudarte a decorar tu casa con un estilo minimalista.

1. El primer paso: El desapego

Para poder comenzar a decorar, tenemos el hecho de reducir al máximo todo lo que tenga que ver con elementos artísticos. Con esto, se hace referencia por ejemplos a los cuadros y con aquellos elementos que cuelguen de las paredes. Es un desapegue de objetos que no tienen valor dentro de nuestro hogar y no hace más que ocupar espacios. Aquello que no tiene un valor emocional fuerte y significativo, que no cumpla una función y no ayude a nuestro objetivo se va al tacho de basura o a donaciones.

2. El segundo paso: Orden en los muebles

Aquellos elementos decorativos que se encuentren sobre un mueble deben reducirse a la mínima expresión ya que recargan el espacio en exceso y el conjunto no logra esa sensación de amplitud tan necesaria en este caso. Los espacios minimalistas se caracterizan por muebles sobrios (de preferencia blancos) con la mínima decoración posible. Esto va para TODOS los muebles de la casa, desde el cuarto, al living y al baño.

3. El tercer paso: Las prendas de vestir

Un ítem que es doloroso y cuesta a muchos usuarios es el desapego a las prendas de vestir y a los calzados. Deshacerte de tu roca es un paso muy importante, aquello que no utilizamos, que ocupa espacio y orden debe ser tirado o donado. Un armario ordenado y libre de ropa que no utilicemos, es un armario minimalista y ayuda a mantener el orden visual dentro del hogar.

4. El cuarto paso: Nuestras elecciones.

Luego del desapego, llega el momento de decidir cómo decorar nuestra habitación, living o baño. Hay mil estilos dentro del minimalismo y se puede adaptar a tus gustos. El entorno estamos construyendo en el hogar debe ser útil, aprovechable, sencillo, y con precisión en los acabados y detalles. La geometría esencial es una parte muy importante y que se puede aprovechar, desde acabados redondos a rectilíneos. Podremos decir entonces que el espacio que se quiera decorar debe ser para vivirlo y no para instalar muebles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here