5 consejos para un reforma integral de tu casa

La reforma integral de una casa es uno de los procesos más complejos para los dueños de un inmueble, y si es la primera vez que debes enfrentar una obra de este tipo, puede que te ahorres algunos dolores de cabeza siguiendo estos trucos. Una serie de recomendaciones para tener en cuenta y analizar antes de proceder a una reforma de tipo integral en tu propia casa, ahorrando tiempo y dinero evitando errores.

1. Realiza una lista detallada con las necesidades de cada espacio

Si bien es muy normal empezar a pensar una reforma integral si la cocina o el baño están en malas condiciones, existen otras necesidades que pasamos por alto. Antes de comenzar una reforma integral, detente a pensar que necesitas para vivir mejor tu casa. No se trata de pensar soluciones, sino encontrar las necesidades, porque para solucionarlas de la mejor forma posible están los decoradores o arquitectos.

2. Realiza un cálculo online sobre el precio de la reforma

Utiliza un Calculador de Reformas (existen varios servicios gratuitos en páginas web sobre la temática) que te ayude a tener una idea del dinero que vas a necesitar. Esto también es útil para seleccionar prioridades de trabajo y optimizar los recursos disponibles. A veces no se puede hacer la reforma total, pero puedes hacer de forma práctica las reformas intermedias de modo que después concluyas las que faltan sin tener que volver a romper o hacer reformas complejas.

3. Contacta a un profesional

Busca un profesional, ya sea a través de tus conocidos o en portales seguros. La idea es poder contactar un profesional que te ayude y que te haga sentir satisfecho con las reformas y la manera en la que se llevarán a cabo. No decidas por el primero que contactes, compara dos o tres antes de decidir el que tenga mejor trato, precio o incorporaciones a tu plan de reformas.

4. El contrato de obra

Muy pocas personas redactan un contrato de obra, pero es muy importante hacerlo y te ahorrará dolores de cabeza. De esa forma puedes ahorrarte discusiones y dejar por escrito y sentado los gastos y recursos, disminuyendo al mínimo los gastos extra que pueden aparecer en la obra.

5. No dudes en decir lo que no te gusta

Es muy normal que una vez que comenzó la reforma aparezcan cosas que no nos gustan pero, para no detener el proceso, las obviamos. Recuerda que tu casa debe ser cómoda y agradable para que tú la vivas. No dejes pasar aquellas cosas que a ti te molesten.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here