Tener una huerta en tu vivienda es posible (Parte II)

Tener una huerta en tu vivienda es posible

Un artículo más en el que hablaremos acerca de los beneficios que aporta tener una huerta orgánica en tu vivienda. En el artículo anterior hemos comenzado a hablar de este interesante tema, hoy te invitamos a seguir hablando acerca de los recipientes que puedes tener presente.

Existen algunos recipientes confeccionados en geotextil o macetas textiles, tienen la ventaja de ser livianas o ser ideales para la creación de jardines verticales, pudiéndose adaptar muy bien a los espacios pequeños.

Sustratos ideales para la huerta de tu vivienda

La mejor alternativa es pensar en los sustratos orgánicos, los que deben ser ligeros, para permitirnos un manejo con facilidad y no tener la necesidad de sobrecargar las terrazas o los balcones. Además, deberán tener una porosidad óptima que genera una buena aeración, una circulación del aire que permita la respiración de las raíces.

También tendrá que ayudar en la retención de agua, permitiendo que se cree una reserva de agua en el sustrato a disposición de las raíces. Es necesario que este sustrato retenga los nutrientes fundamentales.

Estos requisitos son cumplidos a la perfección con los sustratos orgánicos compostados, como el residuo orgánico digerido por la lombriz de California, que actuará como un abono al brindar los nutrientes que la planta requiere.

Existe otro tipo de sustrato, que solo tiene algunas propiedades de las antes mencionadas, es la fibra de coco. Podría ser muy interesante hacer una combinación del sustrato de lombrices con unos aportes de condiciones estructurales que aporta la fibra de coco y otro que permita aportar nutrientes y propiedades de la materia orgánica.

Cuando se termina un ciclo de cultivo y se quitan las plantas te aconsejamos remover el sustrato para que no exista compactación, para darle porosidad y evitar la creación de grietas.

Sistemas de riego para el huerto

Existen diferentes sistemas de riego, en los recipientes, el agua se agota con mayor rapidez que cuando están en el suelo, lo que nos generará que tengamos que estar pendiente del riego, si caemos en el exceso de agua puede darse un lavado, y por ende, una pérdida de nutrientes fundamentales para la planta.

Una de las tareas más importantes es que debemos ser muy cuidadosos en el riego de la planta, manteniendo siempre mantener una humedad constante, dependiendo de la época del año y de las hortalizas que nos encontremos cultivando.

En el caso de que tengamos un huerto más grande y estemos en verano recibiremos una gran cantidad de sol, en estos casos nada mejor que instalar un sistema de riego por goteo con un programador. Así se podrá controlar el caudal de riego y la frecuencia.

Ver también: Tener una huerta en tu vivienda es posible

Foto | Pixabay

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*