Decoración con frascos

¿Alguna vez te has preguntado qué se podría llegar a hacer con los frascos de vidrio de la mermelada, por ejemplo? Si eres de los que los desecha, sin más, quizá te convenga seguir de largo y no leer esta nota.

Pero si te ha surgido la curiosidad y no sabes qué hacer para volverlo a reutilizar una y otra vez, aquí te dejamos una serie de idea y tips que seguramente te resultarán muy útiles. ¡Presta mucha atención!

Usualmente, la mermelada es el producto que más se consume de forma habitual y suele venir presentada en prácticos frascos de vidrios que resultan a veces pintorescos por su forma. En ese sentido, restaurar estos frascos no requiere demasiada labor y puede terminar siendo reutilizables para una infinidad de destinos.

Y probablemente como nosotros al principio, estés pensando en usos que les puedas dar a estos frascos reciclados en tu cocina. Pero ingéniate un poco más y verás que también podrán ser muy útiles en otros ámbitos, incluso fuera de la casa como, por ejemplo, en la oficina.

Lo primero, entonces, será definir qué uso querrás darle a tu frasco de vidrio reciclado. Por lo general, como ya dijimos, la mermelada es un producto que suele ser presentado en estos tipos de frascos. Pero hay también dulces que vienen en ellos, otros tipos de comestibles, como chocolates e incluso yogures, entre otros. Aquí, simplemente tomaremos el ejemplo del frasco de mermelada, pero tú piensa en el frasco que tengas más a tu mano.

Pues bien, si el uso que le darás a tu frasco de vidrio reciclado estará destinado a tu cocina, podrás utilizarle como salero, azucarero, para guardar cualquier tipo de especias, incluso frutos secos, o también queso rallado o lo que tú creas conveniente.

En todos estos casos, el consejo es lavar bien el frasco una vez terminado el producto original que traía dentro y podrás pintarlo con algún tipo de decorado en pintura acrílica para darle “nueva vida” con respecto al diseño que tenía el original. En este punto, de más está decirlo, quítale todas las etiquetas que vengan con él y dedícate a decorarlo como más te plazca, con colores llamativos y que hagan juego con el resto de tonos de tu cocina. Si haces un ben trabajo, verás qué alegres y bonitos quedan los frascos decorados por ti para colocar en alguna estantería y poder lucirlos.

También, y vinculado con la cocina, pero no directamente con ella, hay quienes disfrutan reciclando estos frascos de vidrio y convirtiéndolos en bonitos y atípicos vasos. Por supuesto, la decoración de tu mesa deberá ir de acuerdo con el uso de este tipo de frascos como vasos. Y no aconsejamos servir en ellos un buen vino fino porque se perdería todo su encanto. Pero no desechamos la idea y podemos asegurarte que, si los decoras de forma interesante, podrán ser una muy agradable alternativa para tu mesa.

Y no nos olvidamos del tip de tu oficina, y es que no sabemos si ya lo habías pensado antes o no, pero tranquilamente un frasco de vidrio reciclado podrá funcionar como un excelente lapicero donde colocar tus lápices y lapiceras de forma prolija y elegante.

¿Te han gustado nuestras ideas? ¿Tú nos podrías proponer otras?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here